David Ernesto Panamá Sandoval nació prematuramente en el frío clima de Norteamérica en 1950, en un día lluvioso a orillas de los
grandes lagos, y creció bajo el calor de los trópicos en el centro del continente americano.

Su educación primaria y básica se desarrolló en la segunda ciudad de El Salvador, Santa Ana, y a los 18 años su padre lo forzó a renunciar a la ciudadanía de los EE.UU. David deseaba ir a
VietNam a combatir el comunismo y a sus padres les aterraba la idea, pues consideraban que las personas de color y los llamados “non whites”
(no de raza blanca) eran los primeros en la lista para ir al frente mientras los influyentes y poderosos quedaban excluidos del verdadero peligro.
 
En 1968 ingresó a la Escuela Militar en El Salvador, pero seis meses después se retiró e ingresó a la Universidad Católica, regenteada por jesuitas. A mediados de 1969, al desatarse el conflicto entre Honduras y El Salvador; se presentó como voluntario al servicio militar; seis meses más tarde, el conflicto terminó, fue dado de baja y regresó a la universidad.

En ese momento, la actividad de los terroristas iniciada en 1962 fue más que evidente, y la inestabilidad de la Universidad Nacional amenazaba la estabilidad de la Universidad Católica. A eso se sumaron los conflictos en el Colegio Externado de San José, también dirigido por jesuitas, en donde pretendían hacer que los jóvenes de
clase media culparan a sus padres de la pobreza de la nación, y cerraran fila con los terroristas. En esta época, inició una participación mas activa en política, asumiendo una posición de liderazgo y evitando que se realizara el paro universitario que afectaría el año lectivo. Contrajo matrimonio en 1970 y procreó dos hijas.

En 1972, la pretensión del gobierno militar de expropiar tierras y llevar adelante una reforma agraria diseñada en EE.UU., lo involucró de nuevo en la política, esta vez ya con mayor exposición nacional. Es aquí donde la amistad, la simpatía y los ideales lo condujeron a unirse con otros jóvenes de su época, así marcando el paso a algo tan trascendental que ninguno imaginó, y que dejaría huellas imborrables en la historia de su país.

La situación política, social y económica del El Salvador, no mejoraba lo suficiente para evitar que los terroristas llevaran adelante sus planes de desestabilización, y la situación de guerra empeoraba. En 1979, estos amigos decidieron fundar el Movimiento Nacionalista Salvadoreño (MNS), el que en 1981 daría su carta de principios para servir de base a la fundación del fenómeno político americano mas grande del siglo XX: Alianza Republicana
Nacionalista (ARENA). En 1987, David terminó la escritura de su primera obra, aún inédita, y se divorció. En 1991, contrajo segundas nupcias y luego pasó a formar parte del cuerpo diplomático salvadoreño. Tres años más tarde fue acreditado en el escalafón diplomático, y sirvió en el servicio exterior hasta 1999. Del 2000 al 2003, junto con otros fundadores del partido, llevó adelante un movimiento que buscaba reencausar la línea original de ARENA, “del pueblo y para el pueblo”, que se había perdido. Desde junio hasta diciembre del 2003, prestó sus servicios al Instituto Político de ARENA, capacitando líderes. Durante este período, recorriendo todo el territorio nacional, se dio cuenta de la necesidad de crear una obra que reconociera la lucha y el sacrificio de cientos de miles de compatriotas, y de que aún queda mucha lucha por llevar adelante para lograr la paz, el progreso y la libertad que merecen los ciudadanos del mundo.

CURIOSIDADES

Para descargar gratis la Introducción del libro en formato PDF,
necesitará el Acrobat Reader. Aquí puede descargar Acrobat Reader
.
Introducción: Los guerreros de la libertad

 

Inicio I Resumen I Obras en proceso I Biografía I Comentario crítico I Curiosidades I Nuevos Acontecimientos

© 2005. Creado y Mantenido por Soluciones de Internet miembro de Worldsites Network .
This site is optimized for Netscape 5 and Internet Explorer 5 or
higher. Please download an updated version now.