Cuando no existía el terrorismo para los Estados Unidos, pues sus autoridades no lo reconocían, África, Asia y Latinoamérica se veían azotadas por la más cruel de las guerras, la lucha entre hermanos; patrocinada por los Estados Unidos, la URSS y China. Se llamó a esa época la de la Guerra Fría, quizá porque ellos sólo fabricaron el frío metal causante de cientos de miles de víctimas. El calor del fuego de la metralla, la sufríamos los llamados países
tercermundistas. Cualquiera que fuese el motivo —exceso de población mundial, control de recursos, intereses corporativos o dominio mundial— ninguno justificó, en mi humilde opinión, esas escalofriantes acciones. En un principio tomábamos partido por una u otra potencia, pero continuar haciéndolo, ante los hechos, es de iletrados. ¿Han generado las guerras, llamadas “de liberación”, en Angola, Argentina, Camboya, Namibia, Nicaragua o El Salvador, el
fin de la pobreza o una mejor distribución de los ingresos para sus nacionales? Amigo lector, la respuesta le pertenece.
 
Sí puedo asegurar que cientos de miles de médicos, ingenieros, enfermeras, fontaneros, obreros, etc., de estos y otros países, han emigrado hacia las grandes potencias, solventando a éstas el alto costo de generar profesionales. En la mayoría de los casos, eran personas con experiencia; es decir, con capacidad de contribuir al PIB, desde su llegada. ¿Quizá usted, amigo lector, se encuentre entre ellos?

Además, en los países desvastados por la guerra, las corporaciones transnacionales compran a precios insignificantes, empresas financieras, de salud, de recursos naturales, etc., y si bien es cierto
algún servicio mejora, el costo del mismo aumenta en forma geométrica al poder adquisitivo de estos pueblos.

¿Qué futuro nos espera? La potencia que más influye hoy, puede cambiar de gobierno y con él, cambiará su interés y el plan que se nos obligara a seguir. Pero ¿qué importancia tiene un indio de El Salvador o un negro de Namibia o un nacional de Tailandia? ¿O quizás no se consideren seres humanos, sino una aberración de la naturaleza, que deberá ser suprimida vía SIDA, ántrax, o la fiebre del Nilo?

Es increíble ver como los EE.UU. condenaban el apartheid mientras seguían comprando uranio; promueven un estilo de vida y exigen sometimiento a la vez que desconocen los tribunales internacionales; exigen respetar los sindicatos en países que se democratizan mientras fomentan la inversión en países totalitarios, donde nadie puede pronunciarse en contra del estado. Pero para las corporaciones Motorola®, McDonald’s®, Kmart®, Sara Lee®, GAP®, Halliburton®, etc., el que se explote a chinos, vietnamitas y otros, se justifica: ¡hay estabilidad laboral! El que protesta se muere, y eso garantiza bajo salario y genera más utilidades a los accionistas.

¿Serán éstas algunas de las razones o causas por las que el terrorismo, después de 40 años, haya alcanzado el territorio de los Estados Unidos? ¿O ha sido nada más otra maniobra entre el estado y las grandes corporaciones para continuar distribuyendo más utilidadesa sus accionistas ? Vaya usted a saber.

En su época, simpaticé con Reagan; ahora me agrada cómo se expresa el senador John Edwards cuando anuncia “el fin de los privilegios”; en mi país, sería catalogado como comunista. Tristemente, el senador John Kerry considera a los latinos incapaces para llevar adelante el Tratado de Comercio Libre. Y la realidad muestra a la Comunidad Económica Europea creciendo, y la posible unidad de América aquietándose.

Este relato apenas muestra la tenaz lucha de un pueblo por vivir en libertad, pero así como no iniciamos la guerra, tampoco la terminamos como debía ser, sino como se nos impuso. Por lo tanto, nuestro futuro y el de las próximas generaciones no está en nuestras manos, y es totalmente incierto. Me da tristeza que mi pueblo sólo vea un futuro halagador lejos de su tierra; pero ésa es la realidad.

Amigo, espero que esta lectura le haga pensar, crear y buscar alternativas que reduzcan la brecha entre ricos y pobres, y se brinden oportunidad a las mayorías en los cinco continentes.



Enlaces de Interes :

Prensa
Arte y Cultura
Turismo
Política y Terrorismo
El Salvador
Traductor y noticias
Gobierno de El Salvador
Terremotos y Huracanes


LibrosEnRed

Clima El Salvador

 

Inicio I Resumen I Obras en proceso I Biografía I Comentario crítico I Curiosidades I Nuevos Acontecimientos

© 2005. Creado y Mantenido por Soluciones de Internet miembro de Worldsites Network .
This site is optimized for Netscape 5 and Internet Explorer 5 or
higher. Please download an updated version now.